Mes: septiembre 2018

Los insectos en la huerta

Posted on Actualizado enn

Integrantes del Laboratorio participamos de la jornada integradora “Los insectos de la huerta“, organizada por escuelas primarias de las localidades de Las Cuevas, Distrito Doll y Las Masitas junto al Programa Pro Huerta de INTA Diamante. La finalidad de la jornada fue la de generar un espacio de intercambio de conocimientos y experiencias sobre los insectos de la huerta entre estudiantes, padres, docentes y profesionales del sector. La actividad se llevó a cabo el día martes 18 de septiembre en la Escuela N° 22 “Cornelio Saavedra” de Las Cuevas.

WhatsApp Image 2018-09-24 at 08.39.14

Las huertas suelen ser afectadas por varias clases de artrópodos que pueden afectar negativamente el rendimiento de la cosecha. Por eso resulta importante conocer distintas estrategias para la identificación de los insectos plaga y para el manejo integrado de los mismos, sin necesidad de recurrir a agroquímicos nocivos para la salud y el ambiente.

Durante la jornada, los estudiantes, coordinados por docentes y capacitadores de huerta, participaron de actividades lúdicas y formativas sobre artrópodos de interés agrícola. Los padres, por su parte, participaron de talleres sobre el uso de preparados naturales para el manejo integrado de plagas y sobre los insectos beneficiosos para la huerta. El taller “El manejo de los insectos plagas” estuvo a cargo de la Dra. Paula Campos-Soldini y la Lic. Estrella Fernández.

Anuncios

Bioseguridad y entomología forense

Posted on Actualizado enn

El miércoles 5 de septiembre pasado, en el marco de las capacitaciones previas al Simulacro Forense FCyT, se desarrolló un seminario sobre bioseguridad en el escena del crimen y el laboratorio, vinculado a la presencia de evidencia entomológica. El mismo estuvo a cargo del integrante del Laboratorio de Entomología, Lic. Carlos Nando Sosa, y fue coordinado por el estudiante Esteban Eban Benítez.

41096955_159510384960875_4727427784962473984_o

La iniciativa Simulacro Forense FCyT, dirigida a los estudiantes de la Licenciatura en Criminalística (FCyT-UADER), busca propiciar actividades prácticas para desarrollar las habilidades y destrezas necesarias para el correcto manejo de una escena del crimen. En ese marco, se desarrollan seminarios y talleres formativos y niveladores para los interesados en participar de la actividad práctica final.

Bioseguridad en la escena y el laboratorio

El primer tema abordado durante el seminario fue el de bioseguridad, entendiendo esta como la estrategia transversal en cualquier actividad de campo o laboratorio tendiente a disminuir los riesgos que se suscitan, tanto para el técnico que interviene, como para las personas del entorno, los animales y el medio ambiente. Esta noción implica que, al abordar un escenario criminal, tan importante como el resguardo técnico y legal de evitar la contaminación del lugar, lo es el imperativo de proteger al trabajador que toma intervención y a los vecinos y familiares que rodean la zona exterior del lugar del hecho.

En consonancia con estándares internacionales se recomendó, para el abordaje del lugar del hecho, el uso de overoles de bioseguridad; doble enguantado; barbijos con filtro N95 o superior; anteojos de seguridad (o antiparras) y cubrecalzado. La forma más adecuada y segura de colocarse y sacarse estos EPP, puede encontrarse en protocolos estandarizados por instituciones trasnacionales como la Organización Mundial de la Salud (Colocarse los EPP; Sacarse los EPP)

Bioseguridad en el LDH.png

Para las labores del laboratorio, donde se incluya evidencia entomológica, el equipo mínimo necesario estará compuesto por: guardapolvos; barbijo N95 o superior; antiparras de seguridad; guantes de nitrilo o látex, según la actividad a desarrollar; cofia,  como un opcional según la tarea desarrollada, junto con pantalón largo y calzado cerrado.

Bioseguridad en el laboratorio.png

Entomología Forense: procedimientos en el lugar del hecho

En cuanto a la estrategia general para el abordaje del lugar del hecho, se mencionaron dos versiones de protocolos de trabajo, uno más ligado a contextos experimentales –aunque de uso en el lugar del hecho– (Penela y Oliva, 2016; Cardenas y González, 2016; Gutierrez, 2008) y uno más relacionado a tareas de contingencia, cuando no se tiene previsto toparse con evidencia entomológica (Pasquerault, Vincent, Dourel, Chauvet y Gaudry, 2006). En el primer caso, se requiere un maletín de trabajo completo para el trabajo en el lugar del hecho, como ya se ha descrito en una entrada anterior de este blog. En el segundo caso, con equipos y herramientas que se poseen en cualquier maletín de lugar del hecho, es posible recuperar evidencia entomológica viable de ser analizada.

En cualquiera de los dos escenarios, resulta fundamental incluir en el procedimiento: documentación del lugar del hecho, considerando las condiciones climáticas y estado general del sustrato colonizado; recolección de insectos adultos, tanto caminadores como voladores; recolección de estados inmaduros, para cría y para preservación en alcohol y, finalmente, recolección de muestras de suelo del lugar, para indagar la presencia de pupas y puparios que permitan estimar la cantidad de generaciones que han crecido en el sustrato.

Etapas.png
(Extraído de Funkhouser & Toby, 2011: 401)

Entomología Forense: determinación de la data de muerte

Cada etapa y procedimiento realizado en el lugar del hecho tiene su justificación en los requerimientos necesarios para los análisis que se realizarán a la evidencia recolectada. De este modo, tan importante como el conocimiento general sobre Entomología, por parte del criminalista para reconocer la evidencia entomológica, lo es el saber los procesos que el entomólogo realizará sobre los especímenes recolectados.

41341798_159510338294213_8367984799700221952_o

En la última parte del seminario se habló del ciclo de vida de los insectos, la influencia que tiene el clima en él y de qué manera la temperatura puede resultar un factor decisivo en el almacenamiento de las muestras recolectadas en el escenario criminal. Se resaltó la importancia de que las muestras vivas permanezcan el menor tiempo posible expuestas a condiciones no controladas de temperatura, humedad y luminosidad, así como de la importancia de la conservación líquida de los especímenes muertos.