Mes: noviembre 2019

Participación en el VIII Congreso de Criminalística y Accidentología Vial

Posted on Actualizado enn

Entre el 16 y el 18 de octubre, se realizó el VIII Congreso Nacional de Criminalística y Accidentología Vial organizado por la Facultad de Ciencia y Tecnología (UADER) y la Policía de Entre Ríos. El evento, que contó con mas de 300 asistentes y ponentes, de diferentes puntos del país, se desarrolló en la Escuela Superior de Policía “Dr. Salvador Maciá” de la ciudad de Paraná.

congreso
Fuente: Área Comunicación FCyT

Cinco cosas sobre Biología que todo criminalista debe saber si se topa con evidencia entomológica (en el lugar del hecho)

El Esp. Lic. Carlos Nando Sosa, miembro del Laboratorio, participó del Congreso, con su disertación sobre “Entomología Forense”, la cual versaba sobre conceptos propios de la formación de los biólogos, ajena a la formación de grado de criminalistas y técnicos de la escena del crimen, que resultan necesarios conocer para poder desarrollar apropiadamente el abordaje del escenario criminal.

En la práctica, rara vez interviene el entomólogo en la búsqueda y levantamiento de los indicios físicos, eso lo hace el criminalista, el técnico, el primer (y único) interviniente de seguridad. Por eso es importante que todos ellos conozcan algunos conceptos básicos relacionados con la Entomología Forense, que le permitan comprender la importancia de ciertos aspectos de la búsqueda, recolección y preservación de evidencia entomológica.

A continuación se comparten algunos fragmentos de la disertación.

Entomología Forense

Antes de iniciar, para ponernos de acuerdo en lo principal, vamos a definir a la Entomología Forense como la parte de la Entomología general que usa y desarrolla conocimientos para la investigación y resolución de hechos antijurídicos o antinormativos, al margen de la calificación o ámbito de aplicación. Esto es necesario aclararlo porque pareciera que los entomólogos forenses sólo intervendrán cuando hay un cadáver. Sin embargo, aún cuando es la línea de trabajo o requisitoria más difundida, la determinación del intervalo post-mortem no es la única situación que puede aclarar un entomólgo forense. Presencia de drogas o venenos; buenas prácticas de manufactura y manejo de alimentos; destrucción de material histórico; excesos en el control de insectos plaga de cultivo; abandono de personas que no pueden valerse por si mismas; infestación de insectos, entre otras cuestiones son posibles de clarificar con el auxilio de los insectos y otros artrópodos.

Ciclo de vida

Se denomina ciclo de vida de un insecto al período o etapas definidas de crecimiento, transformación gradual y continua de un individuo, desde la condición de huevo hasta adulto. Por lo general, el ciclo de vida de los insectos es corto, dependiendo de factores bióticos y abióticos que lo rodean. Es así como algunos insectos tienen una generación al año mientras que otros no llegan a completar una generación en el mismo año.

Según los cambios que experimenta durante su ciclo de vida, los insectos pueden clasificarse en ametábolos  y metábolos, y estos últimos en holometábolos y hemimetábolos. Los ametábolos no presentan cambios significativos durante su ciclo de vida, principalmente son de tamaño y desarrollo de genitalia externa. Los holometábolos incluyen cuatro fases: huevo, larva, pupa y adulto. Y los hemimetábolos incluyen tres fases: huevo, larva y adulto, es decir, no empupan.

Resulta, entonces, importante comprender este primer concepto biológico, y las formas particulares que adquiere para cada género y especie de insecto con potencial interés forense, ya que de eso dependerá la búsqueda exhaustiva de muestras sobre el sustrato colonizado, ya sea que se trate de un cadáver víctima de homicidio, un perrito que sufre malos tratos por parte de su dueño, un paquete de harina con gorgojos o una persona mayor que no es tratada como corresponde en un geriátrico. Si no comprendemos esto, la muestra que se tome puede no ser representativa del estado de colonización y con ello, será muy difícil sino imposible estimar el tiempo de arribo, conducente este a determinar el tiempo post-mortem, el tiempo de maltrato, el tiempo de abandono o la responsabilidad de un vendedor en el correcto manejo y almacenamiento de alimentos. Diferencias de tamaño pueden corresponder a diferencia de edad: no será lo mismo el tiempo de colonización si solo se encuentran estados juveniles que si se encuentran estos y otros estados adultos o preimaginales.

Entomología forense recolección de muestras
Recolección de muestras de interés forense

Entender el ciclo de vida, y no solamente memorizarlo, permite buscar mejor insectos de interés forense en la escena. Sabiendo las vulnerabilidades de cada etapa de vida, es más sencillo entender cuando podemos encontrar “ocultos” algunos insectos e indicios relacionados, y por qué. También explica por qué los kits/maletines recomendados y protocolos para muestras entomológicas en el lugar del hecho (Camacho Cortés, 2003; Pasquerault et al., 2006; Penela y Oliva, 2016) tienen varios elementos dedicados a la recolección: es importante poder contar con representación de todos los insectos y sus diversos estadios de crecimiento.

Letargo y diapausa

Los segundos conceptos biológicos que me gustaría traer a colación son los de letargo y dipausa. La diapausa, acuerdan los biólogos, es el estado de letargo -adormecimiento- de los insectos en el que enlentecen su metabolismo y detienen su desarrollo cuando hay condiciones ambientales adversas, ya sea por falta de alimento o por temperaturas desfavorables.

Vale mencionar un dato interesante de los insectos: el tiempo de desarrollo de cada insecto varía según la temperatura. El crecimiento se acelera con temperaturas elevadas y se hace más lento con temperaturas bajas. A grandes rasgos, el desarrollo es normal entre los 5 y los 28 grados, cae en un letargo fácil de superar a menor temperatura. Y la muerte suele ocurrir a temperaturas bajo cero, aunque esto puede demorar varios días. Por encima de los 35°C, los insectos suelen desplegar una actividad desordenada. A temperaturas superiores a 60°C los adultos mueren; los huevos pueden durar varios días.

Entomología forense temperatura
Recolección de información climática con muestras de interés forense

Esta fuerte influencia del clima y el desarrollo de los insectos es la razón por la cual resulta imprescindible conocer la temperatura del lugar en que se levantaron las muestras entomológicas. Y, según algunos protocolos (Amendt, 2006), no sólo del día de la recolección, sino de varios días posteriores. Esto para poder crear un modelo climático ajustado al lugar, independientemente de la fuente final de la información que se tome para saber las condiciones climáticas de los días previos al hallazgo (como ser, una estación meteorológica relativamente cercana).

Comunicación química

El tercer tema del que me gustaría hablar es el de la capacidad para percibir y adaptar el comportamiento que poseen los insectos, a partir de sustancias químicas presentes en el ambiente, tanto entre organismos de la misma especie (comunicación intraespecífica) como con organismos de otras especies (comunicación interespecífica).

Los insectos carroñeros utilizan una amplia gama de señales químicas, denominadas semioquímicos, para detectar y transmitir información sobre alimentos, tanto a miembros de la misma especie como a los de otros taxones de insectos o incluso una completamente diferente grupo de organismos.

Comunicación química
Comunicación química

De aquí se deprende la importancia de documentar el lugar del hecho, en busca de posibles fuentes de comunicación química distintas a los restos colonizados (Rivers & Dahlem, 2014).

Sinantropía

Los primeros casos que usaron la Entomología Forense en el país se basaron en la bibliografía (Oliva & Ravioli, 2004). Pronto resultó aparente que entre las especies de aparición frecuente, había algunas no mencionadas por los textos usuales. Además, las especies conocidas de Europa no se comportaban, en Argentina, exactamente como dicen los textos europeos.

Entendemos la sinantropía como la capacidad de los insectos para adaptarse a las condiciones ambientales creadas o modificadas como resultado de la actividad humana. Es, en sentido práctico, el grado de asociación de los animales con el ambiente urbano y se reconocen tres tipos:

  • Asinantrópicas: especies que evitan asentamientos humanos; se encuentran principalmente en ambientes conservados
  • Hemisinantrópicas: especies habitan áreas semirrurales
  • Eusinantrópicas: especies típicamente urbanas; pueden encontrarse al interior de viviendas

En Entomología Forense, este concepto refleja la importancia de fijar adecuadamente la localización del sitio donde se han recolectado las muestras, mediante coordenadas geográficas que permitan conocer e indagar sobre el grado de sinantropía de las especies presentes en el lugar y en el sustrato colonizado.

Clasificación taxonómica

Las clasificación taxonómica sirve para diferenciar especies entre sí, a los fines de estudiar su origen, evolución y relación con otros taxones. Para diferenciar taxones entre sí, el biólogo observa pequeños detalles morfológicos, bioquímicos, genéticos y ecológicos.

Si bien especies cercanas entre si en el “árbol de la vida” serán semejantes entre sí, hay especies morfológicamente similares que no están tan cerca como uno esperaría en dicho árbol. No al menos en los aspectos significativos en la labor forense.

Árbol de la vida
Una vista actual del árbol de la vida, que abarca la diversidad total representada por genomas secuenciados (Hug et al, 2016)

No es posible hacer un informe entomológico, de uso forense, sin un basto caudal de conocimiento para interpretar la evidencia que se suministra. No solo en la identificación de los insectos, para lo cual deben observarse pequeños detalles, sino del contexto en que se presentan dichos indicios físicos no-inertes (a diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, con las vainas de armas de fuego, que son gobernadas por las leyes de la Física). En esto, y en lo anterior, reside la importancia de remitir las muestras entomológicas a laboratorios especializados, que cuenten con profesionales avocados a la tarea de identificación de insectos.

Diapositiva36

Para citar este trabajo:

Sosa, C. (2019). Entomología Forense. En: VIII Congreso Nacional de Criminalística y Accidentología Vial. Parná (Entre Ríos, Argentina): FCyT-UADER / Policía de Entre Ríos). Disponible en: https://entomologiafcyt.wordpress.com/2019/11/05/participacion-en-el-viii-congreso-de-criminalistica-y-accidentologia-vial/