E Forense

Primera Jornada de Ciencia y Justicia de Santa Fe

Posted on Actualizado enn

El día 26 de octubre pasado, la ciudad de Santa Fe fue sede del 1º Encuentro de Ciencia y Justicia de la provincia. El evento fue coorganizado por el Centro de Capacitación Judicial de la Corte Suprema de Justicia (CCJ), el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Provincia de Santa Fe y el Centro Científico Tecnológico Santa Fe (CONICET). Asimismo, la jornada contó con el auspicio del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal (SPPDP). De la Jornada participó el Lic. Carlos Nando Sosa, integrante del Laboratorio de Entomología, presentando su línea de investigación sobre Entomología Forense.

La citada jornada tuvo como principal objetivo el de fortalecer los vínculos entre la comunidad científica y los operadores del sistema de Justicia, en la medida que con estas capacitaciones se afianzan no sólo dichos vínculos, sino los procesos de trabajo para la incorporación de la prueba. Con ello se busca, en definitiva, acercar las ciencias de aplicación forense a la sociedad. El acto de apertura se realizó en el salón de actos de la Corte, a cargo de la ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dra. Erica Hynes; el presidente de la Corte Suprema, Dr. Rafael Gutiérrez, y el vice–director del  CCT CONICET Santa Fe, Dr. Pablo Collins.

La idea de vincular la ciencia y la justicia combina muy bien con la misión de nuestro ministerio, que es articular los problemas sociales y del entramado productivo en búsqueda de conocimiento para mejorar el bienestar de los santafesinos y santafesinas”, dijo Hynes. “El CONICET hace tiempo se dio cuenta de que este tema es muy relevante y creó el programa de Ciencia y Justicia que está llevando adelante con mucho éxito, con jornadas que recorren todo el país. La justicia también entiende que las herramientas tradicionales no alcanzan para dar respuesta a la complejidad de los problemas de hoy y, a su vez, el Estado tomó esta responsabilidad y proveyó a los espacios de investigación como la policía y a todo el sistema científico con nuevos equipamientos y nuevos laboratorios. Es así que hoy tenemos microscopios, espectrofotómetros y otros analizadores que están a disposición de poder judicial” resaltó.

Gutiérrez destacó la importancia de fortalecer los vínculos entre la comunidad científica y los operadores del derecho: “la actividad de los tribunales y la labor de la justicia no conforman compartimentos estancos, la recta aplicación del derecho requiere nutrirse de conocimientos específicos de diferentes materias que puedan contribuir a la labor forense”. Reflexionó, además, que “Cada vez es más difícil ser juez; cada vez las causas tienen una complejidad, no solo jurídica, sino de otros hechos que hacen necesaria la relación con otras ciencias. Además, a raíz de la crisis que se vive en el país, también se presentan muchas demandas al Poder Judicial para resolver problemas que a veces no son de competencia nuestra. Por eso son importantes estas jornadas, a los fines de que las otras ciencias nos aporten elementos necesarios para poder resolver los conflictos en forma seria, justa y colaborar de esa forma con la paz social

En la misma línea se pronunció el vicepresidente del CCT CONICET Santa Fe, Pablo Collins: “Fortalecer los vínculos es intensificar el mejoramiento de los recursos humanos del CONICET y la Justicia para dar mejores respuestas a la sociedad ante los eventos que ocurren. CONICET tiene las herramientas para dar respuesta a los problemas sociales”, concluyó.

Fuentes: Prensa Gobierno de Santa Fe y  PRENSA / PODER JUDICIAL DE SANTA FE

Anuncios

Bioseguridad y entomología forense

Posted on Actualizado enn

El miércoles 5 de septiembre pasado, en el marco de las capacitaciones previas al Simulacro Forense FCyT, se desarrolló un seminario sobre bioseguridad en el escena del crimen y el laboratorio, vinculado a la presencia de evidencia entomológica. El mismo estuvo a cargo del integrante del Laboratorio de Entomología, Lic. Carlos Nando Sosa, y fue coordinado por el estudiante Esteban Eban Benítez.

41096955_159510384960875_4727427784962473984_o

La iniciativa Simulacro Forense FCyT, dirigida a los estudiantes de la Licenciatura en Criminalística (FCyT-UADER), busca propiciar actividades prácticas para desarrollar las habilidades y destrezas necesarias para el correcto manejo de una escena del crimen. En ese marco, se desarrollan seminarios y talleres formativos y niveladores para los interesados en participar de la actividad práctica final.

Bioseguridad en la escena y el laboratorio

El primer tema abordado durante el seminario fue el de bioseguridad, entendiendo esta como la estrategia transversal en cualquier actividad de campo o laboratorio tendiente a disminuir los riesgos que se suscitan, tanto para el técnico que interviene, como para las personas del entorno, los animales y el medio ambiente. Esta noción implica que, al abordar un escenario criminal, tan importante como el resguardo técnico y legal de evitar la contaminación del lugar, lo es el imperativo de proteger al trabajador que toma intervención y a los vecinos y familiares que rodean la zona exterior del lugar del hecho.

En consonancia con estándares internacionales se recomendó, para el abordaje del lugar del hecho, el uso de overoles de bioseguridad; doble enguantado; barbijos con filtro N95 o superior; anteojos de seguridad (o antiparras) y cubrecalzado. La forma más adecuada y segura de colocarse y sacarse estos EPP, puede encontrarse en protocolos estandarizados por instituciones trasnacionales como la Organización Mundial de la Salud (Colocarse los EPP; Sacarse los EPP)

Bioseguridad en el LDH.png

Para las labores del laboratorio, donde se incluya evidencia entomológica, el equipo mínimo necesario estará compuesto por: guardapolvos; barbijo N95 o superior; antiparras de seguridad; guantes de nitrilo o látex, según la actividad a desarrollar; cofia,  como un opcional según la tarea desarrollada, junto con pantalón largo y calzado cerrado.

Bioseguridad en el laboratorio.png

Entomología Forense: procedimientos en el lugar del hecho

En cuanto a la estrategia general para el abordaje del lugar del hecho, se mencionaron dos versiones de protocolos de trabajo, uno más ligado a contextos experimentales –aunque de uso en el lugar del hecho– (Penela y Oliva, 2016; Cardenas y González, 2016; Gutierrez, 2008) y uno más relacionado a tareas de contingencia, cuando no se tiene previsto toparse con evidencia entomológica (Pasquerault, Vincent, Dourel, Chauvet y Gaudry, 2006). En el primer caso, se requiere un maletín de trabajo completo para el trabajo en el lugar del hecho, como ya se ha descrito en una entrada anterior de este blog. En el segundo caso, con equipos y herramientas que se poseen en cualquier maletín de lugar del hecho, es posible recuperar evidencia entomológica viable de ser analizada.

En cualquiera de los dos escenarios, resulta fundamental incluir en el procedimiento: documentación del lugar del hecho, considerando las condiciones climáticas y estado general del sustrato colonizado; recolección de insectos adultos, tanto caminadores como voladores; recolección de estados inmaduros, para cría y para preservación en alcohol y, finalmente, recolección de muestras de suelo del lugar, para indagar la presencia de pupas y puparios que permitan estimar la cantidad de generaciones que han crecido en el sustrato.

Etapas.png
(Extraído de Funkhouser & Toby, 2011: 401)

Entomología Forense: determinación de la data de muerte

Cada etapa y procedimiento realizado en el lugar del hecho tiene su justificación en los requerimientos necesarios para los análisis que se realizarán a la evidencia recolectada. De este modo, tan importante como el conocimiento general sobre Entomología, por parte del criminalista para reconocer la evidencia entomológica, lo es el saber los procesos que el entomólogo realizará sobre los especímenes recolectados.

41341798_159510338294213_8367984799700221952_o

En la última parte del seminario se habló del ciclo de vida de los insectos, la influencia que tiene el clima en él y de qué manera la temperatura puede resultar un factor decisivo en el almacenamiento de las muestras recolectadas en el escenario criminal. Se resaltó la importancia de que las muestras vivas permanezcan el menor tiempo posible expuestas a condiciones no controladas de temperatura, humedad y luminosidad, así como de la importancia de la conservación líquida de los especímenes muertos.

Herramientas para la recolección de evidencia entomológica

Posted on Actualizado enn

Entendemos por Entomología Forense al uso de los conocimientos de la Entomología en la resolución de investigaciones de hechos antijurídicos, ya sea en el ámbito penal, civil o administrativo.

El estudio de insectos y otros artrópodos colabora en puntos de interés investigativo judicial, tales como estimación del intervalo post mortem, traslado de cuerpos y sustancias controladas, consumo de estupefacientes, abandono de personas, envenenamiento, infracción a las buenas prácticas en el manejo de alimentos. En todas esas situaciones la búsqueda, recolección, preservación y remisión temprana a los laboratorios especializados de la evidencia entomológica resulta fundamental para poder arribar a resultados útiles a la investigación que se realiza.

Estas determinaciones dependen, en gran medida, de la calidad de la muestra a analizar en el laboratorio, así como de la correcta recolección de datos ambientales, del sustrato y del lugar de hallazgo. Pero sobre todo, de una correcta búsqueda de indicios físicos vinculados a la actividad de insectos en el lugar del hecho. Para maximizar las posibilidades de éxito de esta prueba, entonces, resulta fundamental contar con un equipamiento adecuado para la tarea.

9200
Equipo comercial para la recolección de evidencia entomológica, marca Evident

Equipos y materiales

Si bien el escenario prototípico descrito en la bibliografía actual es el del homicidio, suicidio o muerte accidental, los conocimientos de la Entomología pueden colaborar en otros tipos de investigaciones.

Idealmente, la recolección de muestras se hace en el lugar en que se encontraron: lugar del hecho; almacén; heladera; persona viva. Una vez se han localizado y levantado deben remitirse a los laboratorios especializados para su ulterior análisis. Para ello, se recomienda un equipo de búsqueda y recogida compuesto, mínimamente, por:

Elementos de bioseguridad personal

Debe entenderse a la bioseguridad como el conjunto de medidas preventivas destinadas a disminuir y mitigar la exposición a factores de riesgos biológicos, físicos y químicos en las personas que participan en la investigación de campo y de laboratorio. Para el trabajo de campo, las herramientas mínimas de barrera serán: guantes de nitrilo y guantes de látex o vinilo; barbijo, idealmente uno que proteja de sustancias químicas tóxicas, nivel N95 o equivalente; overol tipo Tyvek o guardapolvos/uniforme, en el caso de investigaciones administrativas.

Equipo de bioseguridad
En la imagen se observa: overol Tyvek, guantes de nitrilo (celeste), látex (blanco), antiparras y barbijo

En escenas cerradas, se pueden incluir cofia y polainas descartables, así como toda otra medida que el coordinador de la investigación exija. En el caso de indagaciones en zonas de almacenamiento y escenas de crímenes, será recomendable el uso de calzado de seguridad, distinto al calzado de calle. Dentro de las estrategias preventivas, debe procurarse manipular todos los elementos reutilizables con guantes limpios (equipos de fotografía, elementos de oficina) o, idealmente, dividir las tareas entre el personal interviniente.

Cámara fotográfica

Se utilizará para el registro de la escena y de las colonias de insectos presentes. Si bien siempre es recomendable contar con equipos profesionales o semiprofesionales, las exigencias de registro de la evidencia entomológica pueden ser satisfechas con equipos domésticos. La única consideración en este aspecto es la correcta visualización de la diversidad de la entomofauna presente, por lo que la nitidez de las tomas es condición excluyente para su utilidad como complemento de las planillas escritas. Idealmente debe registrarse el sitio y dirección desde donde se tome cada fotografía que se realice en la investigación, quedando asentado tal en un croquis referencial del lugar. Asimismo, deberá incorporarse una referencia milimétrica estándar

Tablilla y bolígrafo

Servirán para recolectar información del escenario; deberá contarse, además, con un formulario estandarizado para la adecuada toma de datos. Tanto en escenas cerradas como abiertas, puede incorporarse una brújula para localizar los cardinales magnéticos y con ello vincular la evidencia. Asimismo debe considerarse un estándar la utilización de dispositivos GPS para posicionar el lugar de muestreo al nivel del minuto, como mínimo (00º 00’ LAT X ; 00º 00’ LONG X)

Red o manga entomológica

La red entomológica es una herramienta diseñada para capturar insectos adultos voladores. Es una bolsa de tela sostenida por un aro de alambre acerado, de 30 cm de diámetro y unida a un mango de madera o metálico de unos 70 cm. El diámetro, tipo de tela y largo de la red pueden variar, de acuerdo al tipo de insectos y lugar donde habitan. Para la red liviana o aérea, la tela debe ser fina, liviana, por lo que suele recomendarse tul o poliéster. En el caso de la red pesada o de rastreo, diseñada para capturar insectos en zonas de arbustos duros o espinosos, deberá apelarse al uso de gabardina o similar. Asimismo, para muestreos en ríos, lagunas o espejos de agua, se debe usar la red acuática, construida con malla metálica inoxidable o una tela que no se degrade con la humedad.

Redes
Redes de uso entomológico: negra, aérea; blanca y marrón de aro verde, de arrastre; marrón claro, acuática

Frasco mortífero

Es un recipiente de vidrio, con tapa hermética, con una capa delgada de acetato de etilo absorbido en yeso sobre la base. Su finalidad es la de sacrificar a los especímenes de moscas adultas luego de capturarlas con la red. Para evitar la destrucción del frasco durante los traslados, algunos autores recomiendan forrarlo con cinta adhesiva, para mantener la integridad estructural.

Pinza entomológica de puntas blandas

Utilizada para capturar insectos adultos que caminan o se arrastran y pupas/puparios; esta puede ser reemplazada por la captura manual, aunque los insectos pequeños pueden complicar la tarea.

Pinza BioQuip
Pinza entomológica de puntas blandas, marca BioQuip

Pincel de pelos de camello

Para muestreo de larvas y huevos, adhiriéndolos a las cerdas. Puede utilizarse una pinza-cuchara de uso médico, recordando limpiar y desinfectar tras cada uso.

Pincel comercial
Pincel de pelos de camello Nº 4

 

Recipientes pequeños (5-100 mL)

Son recomendables los tubos tipo Khan de plástico transparente con tapas o tapones de inserción o tubos tipo Eppendorf. Son utilizados para trasladar y almacenar insectos en estados preimaginales, dípteros y coleópteros adultos de tamaño pequeño. Pueden resultar necesarios algunos de mayor tamaño en casos muy particulares (15-100 mL).

IMG_20170705_160438639_HDR
Arriba a la izq., tubos Khan de 8 mL; a la der., viales Eppendorf de 5 mL. Abajo, tubos Falcon de 15 mL

Bolsas con cierre hermético

Se utilizan para el traslado de sustancias en las que se encuentran los insectos. Esto es recomendado sólo en los casos en que las condiciones ambientales del lugar resulten adversas, por lo que se posterga el levantamiento de los insectos para realizarlo en el laboratorio.

Frascos para cultivo

Sirven para la cría de estados inmaduros de insectos. Suelen utilizarse frasco de vidrio o plástico (200 mL al menos); tapa de tela o gasa atada con hilo o banda elástica para dejar ingresar el aire sin que escapen los especímenes (recomendable, doble gasa para disminuir las posibilidades de fuga o ingreso de insectos). El tramado de la tela debe ser muy cerrado. En campo pueden utilizarse frascos más pequeños, como los destinados a los análisis clínicos de urocultivo, con la salvedad de utilizar una tapa perforada y protegida con tela, de la forma descrita.

IMG_20170705_161456521_HDR
Frasco de campaña: frasco plástico de urocultivo con tapa de tela (barbijo recortado), utilizado para la cría de especímenes de interés forense

Sobres de papel aluminio

Tamaño pequeño (50 mm de lado) con un trozo de carne magra para que se alimenten los cultivos. La bibliografía recomienda utilizar hígado de vaca.

Pala pequeña

Servirá para colectar muestras de tierra que irán en los frascos de cultivo, para los casos de sustrato alimenticio expuestos a la intemperie.

IMG_20170705_161349130_HDR
Pala pequeña de jardinería. Frasco para urocultivo, tapa roja, con sustrato madera (aserrín). Frascos de urocultivo de tapa azul y pequeños sobres de papel aluminio para los cultivos. Bolsa hermética

Agua caliente y vaso termo-resistente

El agua debe permanecer a una temperatura cercana o superior a los 80 ºC, para matar especímenes de larvas. Esta temperatura permite la total elongación del espécimen, operación fundamental para la clasificación y determinación de estadio larval o fase de crecimiento. Se recomienda, por este motivo, conservarla en un termo o botella térmica apropiada. En la práctica se utiliza un termo pequeño con su tapa.

Tamiz de trama fina

Para rescatar los especímenes tras la eutanasia en agua caliente. En la práctica se utiliza un colador de uso doméstico. Asimismo, en los casos de productos almacenados (por ejemplo, harinas) es recomendable un tamiz fino para levantar los especímenes presentes.

Alcohol al 70-75%

Se utilizará para la conservación de larvas y huevos (80 partes de alcohol medicinal comercial y 15 partes de agua destilada, v/v)

Termómetros

Ambiental y corporal. Se recomienda el uso de termohigrómetro ambiental para los datos del lugar y termómetro de punción para la toma de datos del sustrato alimenticio.

IMG_20170705_161830706_HDR
Termohigrómeto ambiental digital. Dial analógico del termómetro de punción. Linterna de vincha (mantiene la manos libres para la manipulación de los elementos de recogida durante la noche) y elementos de medición estándar (cinta métrica y calibre tipo Vernier)

Etiquetas

Es recomendable un doble etiquetado para los frascos, tubos y sobre. Por fuera, etiquetas auto adhesivas. Dentro, etiquetas de papel vegetal. Las etiquetas deben contener, como mínimo, información de: fecha; caso o referencia del relevamiento; localización y número de muestra. Para evitar corrimiento de tinta, debido a la interacción con sustancias conservantes, el llenado se debe hacer con lápiz de grafito. Por lo expuesto, y ante los eventuales errores, es recomendable poseer goma de borrar libre de ácidos.

Papel tissue

Para limpieza del equipo y herramientas de campo tras su utilización.

Participación del Laboratorio de Entomología en la Semana de la Ciencia

Posted on Actualizado enn

En el marco de la XV Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología, se realizó una clase abierta sobre la intervención de la ciencia en el lugar del hecho, coordinada por el Laboratorio de Entomología. Este simulacro, al que llamamos ¡Crimen en la plaza! (O como procesar un lugar del hecho abierto), se realizó el 5 de septiembre desde las 9:00 hs en la Plaza San Martín de la ciudad de Diamante y contó con la participación de estudiantes avanzados de la Licenciatura en Criminalística que se dicta en la sede Paraná de la Facultad de Ciencia y Tecnología (UADER).

21316190_1327747670685834_3172445921347627721_o.jpg
Participaron de esta clase abierta, de izquierda a derecha: Micaela Segovia, Micaela Brasca, Daniela Almada, Pablo Ridolfi (equipados completamente y parados) y Antonella Ceccotti Oscherov (con la red). Coordinó: Carlos Nando Sosa (sin capucha)

La realización de simulacros permite conocer y poner a prueba la eficacia y eficiencia de procedimientos operativos que se desarrollan en la investigación criminal, así como el trabajo simultáneo o secuencial de diferentes actores en un mismo escenario. Del mismo modo, permite reconocer si los medios técnicos y el capital humano existente para el abordaje de un escenario criminal resultan ser los más adecuados. Como recurso didáctico, permite a los estudiantes poner en práctica los conceptos teóricos aprendidos en el aula, a la vez que les permite comprender las complejidades que involucra la intervención profesional, en un ámbito controlado.

Los preparativos

Antes de poder realizar un simulacro es necesario hacer una nivelación y puesta en práctica de las técnicas y herramientas que se van a utilizar. Al contrario de lo que mucha gente supone, los simulacros son guionados completamente y lo que se evalúa es cuanto se cumple de ese guión.

De este modo, se realizaron dos talleres de actualización para los cinco estudiantes que participaron, los cuales involucraron: levantamiento de rastros dactilares latentes (huellas digitales); búsqueda y preservación de evidencia balística; protección de la escena del crimen; técnica de la inspección ocular; búsqueda y levantamiento de evidencia entomológica; registro fotográfico del lugar del hecho; levantamiento y preservación de evidencias biológicas y principios generales de cadena de custodia.

Algunos de los estudiantes que participaron del taller están realizando sus tesinas de grado sobre los temas que pusieron en práctica en el simulacro, por lo que el acompañamiento docente continuará, tanto en las aulas de la Licenciatura como en el Laboratorio de Entomología, sección de Entomología Forense.

El simulacro

Durante la mañana del 5 de agosto se desarrollaron tres ciclos completos del simulacro planificado. El mismo estaba estructurado en siete momentos:

  1. Presentación del escenario: se trataba de un homicidio, ocurrido en un lugar abierto, cuyo autor permanecía desconocido. La víctima había sido identificada. En el escenario se encontraban múltiples evidencias de diverso origen.
  2. Fotografía y demarcación de indicios: en esta etapa se localizan todos los indicios siguiendo una espiral, en sentido horario, iniciando en el cuerpo localizado y hacia afuera. Cada indicio es marcado con un cartel numérico y registrado fotográficamente. Asimismo, la escena debe ser registrada fotográficamente para poder establecer la exacta ubicación del hecho y permitir con ello su reconstrucción durante la investigación judicial.
  3. Restos biológicos: una vez localizados todos los indicios en la escena, se procede a su levantamiento y preservación. El primer indicio que decidimos recolectar fue el de manchas de sangre y patrones hemáticos. Éstos permiten interpretar la presencia de más de una persona en el escenario, la posición que tenía la víctima al momento de recibir el disparo que le ocasionó la muerte, así como posibles movimientos del victimario y su posición al momento de efectuar el disparo.
  4. Recolección de indicios balísticos: las heridas simuladas en nuestra víctima, la posición de vainas provenientes de una pistola 9 mm, permite conocer más detalles sobre la dinámica del hecho. Además, permiten confirmar la posición del victimario al momento del disparo.
  5. Revelado de huellas dactilares: las características minúsculas que conforman las huellas digitales, analizadas por un especialista, permiten la identificación de una persona. Estas no siempre son visibles a simple vista, por lo que es necesario utilizar reveladores físicos y pinceles especiales para poder fotografiarlas y ser enviadas para estudios de laboratorio.
  6. Recolección de evidencia entomológica: en las primeras horas (incluso días) posteriores a la muerte de una persona, es posible establecer el tiempo que ha pasado desde su deceso hasta el momento en que es encontrado (intervalo post mortem o IPM) utilizando métodos bioquímicos directos. Sin embargo, en ciertas situaciones se debe recurrir a medios indirectos que permitan estimar dicho intervalo de tiempo. El estudio de los insectos que colonizan un sustrato en descomposición para la determinación del IPM sólo es posible con una adecuada toma de muestras y preservación, junto con el registro de datos climáticos del lugar.
  7. Estudios posteriores y despedida: los indicios recolectados en el lugar del hecho deben ser adecuadamente registrados, levantados y protegidos para ser enviados a los laboratorios especializados. En ellos se procederá a su estudio y a la elaboración de los respectivos informes, los que constituirán la base indiciaria que permitirá interpretar cómo ocurrió el hecho y quiénes fueron los involucrados.

 

Agradecimientos

El Laboratorio de Entomología agradece a los estudiantes de la Licenciatura en Criminalística que nos acompañaron es esta actividad de articulación entre la Facultad de Ciencia y Tecnología y el Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica a la Producción. Agradecemos, además, la presencia de Prensa y Comunicaciones de la FCyT por el registro de la actividad, cuyas fotografías compartimos en esta nota.

¡Crimen en la plaza!

Posted on

En el marco de la XV Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología, integrantes del Laboratorio de Entomología desarrollaremos un taller abierto a la comunidad sobre la intervención de la ciencia en el ámbito forense. El taller ¡Crimen en la plaza! (O como procesar un lugar del hecho abierto) se realizará el 5 de septiembre desde las 9:00 hs en la Plaza San Martín de la ciudad de Diamante.

La Ciencia Forense forma parte de las disciplinas biológico-sociales, dado que su objeto de estudio trasciende al hombre como individuo para extenderse al contexto social. Precisamente, en el contexto social de un lugar público y concurrido, la actividad pretende mostrar el conjunto de tareas que deben realizar los especialistas forenses para descubrir cómo ocurrió un delito.Crimen en la plaza

La Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología es una acción de divulgación de la ciencia diseñada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva para dar a conocer, debatir y preguntar acerca de la producción del conocimiento científico en el país. Museos, centros de investigación, bibliotecas, academias de ciencia, jardines botánicos, universidades, clubes de ciencia, escuelas, cines y teatros de todo el país, abren sus puertas para acercar la ciencia, la tecnología y al arte científico a la comunidad.

En este taller proponemos identificar los distintos roles de los protagonistas de un crimen simulado, describir buenas prácticas en el manejo de los indicios físicos de distinta naturaleza y explicar los conocimientos científicos que dan sustento a las determinaciones técnicas para descubrir cómo ocurrieron los hechos.

Tesina en la Licenciatura en Criminalística

Posted on Actualizado enn

El día 6 de julio, la (ahora) licenciada en Criminalística Carla Ferreras rindió y aprobó su Proyecto Final de Investigación titulado «Identificación de insectos de interés forense, usando como biomodelo un cerdo doméstico expuesto a la intemperie en Nogoyá, Entre Ríos, año 2016». Dirigido por la Lic. Luciana Jacobi, el trabajo obtuvo una calificación de 10, en reconocimiento al trabajo de campo y laboratorio realizado por la estudiante.

Con el objetivo de describir la diversidad de especies que componen las oleadas de colonización, con un diseño de campo y cuasiexperimental, entre mayo y septiembre de 2016 Carla realizó visitas a campo semanalmente, recolectando y procesando muestras. El sitio de experimentación estuvo localizado en la localidad de Betbeder (32°23’S 59°55’O), Departamento Nogoyá, en la provincia de Entre Ríos, a 82 msnm, con temperaturas de 16 ºC en promedio. Las muestras levantadas fueron identificadas en el Laboratorio de Entomología por Carla y su codirector, Lic. Carlos Nando Sosa.

¡Felicitaciones Carla!

Jornada de vinculacion

Posted on Actualizado enn

En el marco de las tareas de vinculación y divulgación de las lineas de investigación del laboratorio, el martes 26 de junio se realizó una jornada en el auditorio del Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica a la Producción (CICyTTP) sobre Entomología básica, aplicada y forense. De la misma participaron estudiantes avanzados del profesorado de biología de la localidad de Santa Elena.

Un grupo de 30 estudiantes y docentes del profesorado en Biología de la localidad de Santa Elena asistieron al encuentro coordinado por el CICyTTP y la sede Santa Elena de la Facultad de Ciencia y Tecnología. En él, la Dra. Paula Campos Soldini presentó las lineas de investigación en entomología básica y económica que desarrolla el Laboratorio.

Seguidamente, el Lic. Carlos Nando Sosa hablo sobre las tareas propias en el lugar del hecho de diferentes áreas de las ciencias forenses, para luego precisar los aportes específicos que puede hacer la evidencia entomológica en investigaciones penales, civiles y administrativas. Se hizo foco en los conocimientos particulares del ciclo de vida y del comportamiento de los insectos que son requeridos para responder diversos interrogantes, en el marco de dichas investigaciones.

Finalmente, como cierre de la jornada, la auxiliar de laboratorio, estudiante de la licenciatura en Biologia (FCyT-UADER) Estrella Fernández, explicó el proceso seguido para la preservación de insectos. Se desarrollaron en vivo algunos aspectos del manejo de colecciones, con participación de los estudiantes.